Receta de  

Tarta de hojaldre y frutas


A nuestra familia le hace falta muy poco para montar un sarao, porque nos gusta muchísimo estar juntos y disfrutar unos de otros. Así que tener la oportunidad de organizar entre todos una fiesta sorpresa para el 40 cumpleaños de nuestro «tito Pol» ¡¡¡nos hace disfrutar como un elefante en una cacharrería!!!.

Le ponemos mucho empeño para que todo salga genial, y sobre todo, para que el homenajeado no se entere de nada. Y a juzgar por la cara de Pablo cuando entró en la fiesta, lo conseguimos al 100 x 100.

Pablo es una persona muy especial para nosotros por infinidad de razones, y en la familia Caldillo ocupa un lugar único: Él diseñó la imagen de esta página, la imagen de Caldillo Colorao. Así que hoy esta receta, se la dedicamos a él, del mismo modo que hicimos en su fiesta. Fue la tarta donde él pudo soplar sus velitas, y conseguimos un auténtico exitazo.

Pablete, en el próximo sarao, te prometo que repetimos tarta!

TIEMPO

30 minutos de elaboración + 2 horas de frío + 18 minutos de horno

INGREDIENTES

Para la base

1 plancha y media de hojaldre cuadrado (yo usé el de marca Hacendado de Mercadona)

Un huevo

Para el relleno (750 gr de crema pastelera)

100 gr de azúcar

500 gr de leche entera

50 gr de maicena

3 huevos L

1 cucharadita de azúcar avainillado

Para la decoración

Uvas moradas

Kiwis

Plátanos

Fresas

1 sobre de cobertura para tartas (yo usé la marca Belbake de Lidl aunque es opcional).

ELABORACIÓN

Preparamos la crema pastelera.

Ponemos en un bol de batidora todos los ingredientes y batimos bien con una batidora de varillas, hasta que esté todo mezclado homogéneamente.

Incorporamos la mezcla a un cazo, y calentamos a fuego medio. Debemos remover constantemente hasta que veamos que espesa. Cuando comience a espesar, retiramos del fuego y seguimos removiendo durante un par de minutos.

Cuando haya enfriado un poco, introducimos la crema en una manga pastelera desechable e la llevamos al frigorífico durante al menos 2 horas, pero si está más tiempo mejor (yo la hice de un día para otro). Si no tienes mangas pasteleras, puedes poner papel film que toque la crema para que no forme costra, e introducir el bol en la nevera.

Preparamos la base de hojaldre.

Precalentamos el horno a 250º.

Extendemos una placa de hojaldre sin quitar el papel de horno que viene con ella, y unimos con un poco de huevo batido la mitad extra que necesitaremos. Como tenemos que crear una especie de cama para que la crema no se salga, colocamos la placa de hojaldre de modo que quede la parte más ancha de frente a nosotros.

Ahora, con un cuchillo, cortamos una tira de aproximadamente un cm de lado a lado del hojaldre, de la parte de abajo, y otra de igual tamaño de la parte de arriba, y las reservamos. Hacemos lo mismo con la parte menos ancha, y cuando tengamos las dos tiras las reservamos.

Ahora vamos a pincelar todo el hojaldre con huevo batido. Cuando esté, colocaremos las tiras en los bordes, cada una en lugar de donde las hemos cortado, y pintaremos con huevo también las tiras.

Como no queremos que nos suba la base pero sí los bordes, vamos a pinchar muy bien con un tenedor todo el interior del hojaldre, teniendo la precaución de pinchar cerca de los bordes, pero no en ellos.

Colocamos nuestra «cama» en la bandeja del horno, teniendo en cuenta que no debe doblarse por los lados, si esto ocurre, recorta la base de abajo y recoloca los bordes.

Horneamos el hojaldre a 210º con calor arriba y abajo, en la parte media del horno, durante aproximadamente 15-18 minutos o hasta que veas que esté dorado. Verás que el centro sube pero no te preocupes es normal.

Mientras, iremos cortando las frutas. Las fresas a lo largo en láminas muy finitas, el plátano y el kiwi partido en dos mitades a lo largo y luego en láminas, y las uvas dos mitades también a lo largo. Reservamos.

Una vez horneado, sacamos la bandeja y sin mover el hojaldre todavía de la bandeja del horno, con un tenedor, presionamos el centro con mucho cuidado y suavemente (ojo, los bordes no debes tocarlos), para que entre el aire y baje (piensa que debe entrar la crema que hemos hecho).

Dejamos que enfríe unos 10 minutos y con mucho cuidado (y si puedes, con ayuda) quitamos el papel de horno y pasamos el hojaldre a la bandeja donde vamos a servir la tarta.

Montaje de la tarta.

Llega el momento de rellenar nuestra cama de hojaldre y para ello, distribuiremos la crema pastelera por todo el centro de la cama ayudándonos de una cuchara o una espátula. Debemos intentar que haya la misma cantidad de crema por todos lados.

Colocamos las frutas como más nos guste y nos disponemos a dar el último toque, la cobertura.

En el sobre indica cómo hacerla, se tarda un par de minutos así que, con un pincel cubrimos toda la tarta y lista!

Preparamos la crema pastelera.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 7 minutos a 90º velocidad 4.

Retiramos del vaso a un bol y dejamos que temple un poco.

Cuando haya enfriado un poco, introducimos la crema en una manga pastelera desechable e la llevamos al frigorífico durante al menos 2 horas, pero si está más tiempo mejor (yo la hice de un día para otro).

Si no tienes mangas pasteleras, puedes poner papel film que toque la crema para que no forme costra, e introducir el bol en la nevera.

Preparamos la base de hojaldre.

Precalentamos el horno a 250º.

Extendemos una placa de hojaldre sin quitar el papel de horno que viene con ella, y unimos con un poco de huevo batido la mitad extra que necesitaremos. Como tenemos que crear una especie de cama para que la crema no se salga, colocamos la placa de hojaldre de modo que quede la parte más ancha de frente a nosotros.

Ahora, con un cuchillo, cortamos una tira de aproximadamente un cm de lado a lado del hojaldre, de la parte de abajo, y otra de igual tamaño de la parte de arriba, y las reservamos. Hacemos lo mismo con la parte menos ancha, y cuando tengamos las dos tiras las reservamos.

Ahora vamos a pincelar todo el hojaldre con huevo batido. Cuando esté, colocaremos las tiras en los bordes, cada una en lugar de donde las hemos cortado, y pintaremos con huevo también las tiras.

Como no queremos que nos suba la base pero sí los bordes, vamos a pinchar muy bien con un tenedor todo el interior del hojaldre, teniendo la precaución de pinchar cerca de los bordes, pero no en ellos.

Colocamos nuestra «cama» en la bandeja del horno, teniendo en cuenta que no debe doblarse por los lados, si esto ocurre, recorta la base de abajo y recoloca los bordes.

Horneamos el hojaldre a 210º con calor arriba y abajo, en la parte media del horno, durante aproximadamente 15-18 minutos o hasta que veas que esté dorado. Verás que el centro sube pero no te preocupes es normal.

Mientras, iremos cortando las frutas. Las fresas a lo largo en láminas muy finitas, el plátano y el kiwi partido en dos mitades a lo largo y luego en láminas, y las uvas dos mitades también a lo largo. Reservamos.

Una vez horneado, sacamos la bandeja y sin mover el hojaldre todavía de la bandeja del horno, con un tenedor, presionamos el centro con mucho cuidado y suavemente (ojo, los bordes no debes tocarlos), para que entre el aire y baje (piensa que debe entrar la crema que hemos hecho).

Dejamos que enfríe unos 10 minutos y con mucho cuidado (y si puedes, con ayuda) quitamos el papel de horno y pasamos el hojaldre a la bandeja donde vamos a servir la tarta.

Montaje de la tarta.

Llega el momento de rellenar nuestra cama de hojaldre y para ello, distribuiremos la crema pastelera por todo el centro de la cama ayudándonos de una cuchara o una espátula. Debemos intentar que haya la misma cantidad de crema por todos lados.

Colocamos las frutas como más nos guste y nos disponemos a dar el último toque, la cobertura.

En el sobre indica cómo hacerla, se tarda un par de minutos así que, con un pincel cubrimos toda la tarta y lista!

CONSEJOS

En esta tarta la crema pastelera es esencial, y creo que fue un acierto realizarla el día de antes y refrigerarla durante toda la noche. Si puedes… hazlo.

Como os he dicho he comprado el hojaldre en Mercadona. Tengo que deciros que fue por casualidad, porque no tenía un Lidl cerca (siempre lo compro ahí), y creo que he hecho un gran descubrimiento. Hornea mejor que el del Lidl y tiene más sabor.

En cuanto a las frutas, elegí las uvas, las fresas, el kiwi y el plátano por los colores, pero, puede montarse con cualquier fruta que te guste, piña, naranja, pera, etc…

La cobertura para tartas es una especie de almíbar que no tiene sabor pero le da un brillo espectacular a las frutas, preservándolas además, del oxidado propio de haberlas partido y no comerlas al instante. Es opcional obviamente, pero os lo recomiendo. Le da un punto muy especial que hace que la tarta parezca comprada en una pastelería.

FUENTES

Libro de «Repostería y Pastelería» de Thermomix.

1 Comentarios

Soco Veloz
Reply 6 febrero 2014

PINTAZA!!

¿Quieres comentarnos algo? Estaremos encantados de atenderte.

No te preocupes, la dirección de tu email no será publicada. Los campos marcados con * son necesarios

Recetas relacionadas

Natillas de piña
December 31, 2016
Hojaldritos de roquefort
October 22, 2016
Bizcocho de galletas María
October 12, 2016
Bizcocho de leche evaporada
May 08, 2016
Galletas craqueladas negras
May 02, 2016
Mermelada de piña, kiwi y canela
March 12, 2016
Flan de queso sin horno
February 25, 2016
Bizcocho de leche condensada
February 13, 2016
Mermelada de tomate
January 03, 2016