Receta de  

Caldereta de pavo


Hace un par de meses, realicé un curso intensivo de cocina con Chema de Isidro, un tipo genial que nos mostró cómo amaba la cocina y nos invitó a amarla a sus alumnos también. Éramos un grupo muy heterogéneo. Había un pareja que atendía un bar de polígono en el que tenían que inventar platos del día contundentes, un par de chicos que nunca habían cogido un cuchillo en su vida, amas de casa reinventándose, y chicas como yo queriendo aprender más.

Nos enseñó trucos estupendos para atender de manera correcta a tus comensales. Esa cocina de antes en la que los caldos, los guisos, y los postres manufacturados eran sus personajes principales y las patatas sufflé, la sopa de fresas, y otras muchas cosas un poco más sofisticadas, los personajes secundarios.

Estoy segura de que cada una de las personas que estábamos en este curso salimos con la sensación de haber aprendido mucho, de dejar de tener miedo a muchas cosas, y, sobre todo, con ganas de mucho más. De verdad no puedo por menos que recomendar los cursos de Chema y la capacidad que tiene tan estupenda para meterse a todos en el bolsillo desde el primer momento.

Uno de los días del curso, tratamos «Carnes y postres» y nos mostró cómo realizar una caldereta de pavo. Una carne apenas conocida para guisar y que daba muy buen resultado. Y puedo aseguraros que así es.

¿Os apetece probar?

TIEMPO

15 minutos de preparación + 35-45 minutos de cocción

INGREDIENTES para 6 personas

600 gr de magro de pavo cortado en trozos para guisar

2 zanahorias grandes

1 pimiento verde italiano

1/2 pimiento rojo

1 cebolla grande

5 patatas grandes

100 gr de tomate natural triturado

150 gr de vino rosado

800-900 ml de caldo de pollo (si puede ser casero mejor)

1/2 cucharadita de pimentón dulce

Aceite de oliva

Pebrella (una hierba valenciana estupenda – si no la encuentras, puedes sustituirla por hierbas provenzales, o por orégano – no será lo mismo pero….)

Sal y pimienta

Harina

ELABORACIÓN

Primero realizamos el troceado corte de todas las verduras (zanahorias, los dos pimientos y cebolla) por separado en dados pequeños, y reservamos.

Lavamos las patatas, las pelamos y las rompemos, como se dice «cachándolas» y reservamos.

Salpimentamos la carne y la pasamos ligeramente por harina. Reservamos.

En una cazuela ponemos un fondo de aceite y sellamos (freímos ligeramente), la carne por todos los lados hasta que cambie de color. La retiramos de la cazuela y reservamos.

En ese mismo aceite, incorporamos las zanahorias y damos unas vueltas durante un par de minutos. Añadimos la cebolla y la rehogamos hasta que esté transparente.

Incorporamos los pimientos y los rehogamos durante 3 ó 4 minutos o hasta que veas que el pimiento verde va perdiendo su color.

Incorporamos el pimentón y damos vueltas rápidamente a toda la verdura para que no se queme. Añadimos el tomate y damos unas vueltas hasta que veamos que comienza a ponerse de un rojo intenso. Incorporamos las patatas y rehogamos todo junto durante un par de minutos más.

Es el momento de añadir el vino. Damos unas vueltas y dejamos que evapore el alcohol manteniéndolo en el fuego durante un par de minutos. Incorporamos la carne y la pebrella y volteamos todo junto un par de minutos.

Terminamos añadiendo caldo hasta que veas que todo queda cubierto. Bajamos el fuego y dejamos que cueza 35-45 minutos. Las patatas deben quedar hechas y el caldo debe haber reducido bastante.

CONSEJOS

Os diría que podemos utilizar vino blanco, pero el punto que le da el rosado es muy especial y merece la pena probarlo.

El espesor de la caldereta se lo va a dar tanto el mínimo de harina que hemos puesto en la carne, como la cantidad de caldo que pongamos, por eso la cantidad de caldo no es una medida exacta aunque sí aproximada. Aquí, tengo que decirlo, el guiso lo pide. Sí, yo también pensaba que eso era una expresión de madre que no servía de mucho, pero no es cierto. El guiso te cuenta lo que necesita claramente. Si has de añadir algo más de caldo porque haya espesado mucho, añádelo al final de la cocción y mueve la cazuela sujetándola desde las dos asas (no remuevas con la cuchara). Esto se hace así, para no romper las patatas.

FUENTES

Aprendí la receta en la escuela de cocina de Chema de Isidro

¿Quieres comentarnos algo? Estaremos encantados de atenderte.

No te preocupes, la dirección de tu email no será publicada. Los campos marcados con * son necesarios

Recetas relacionadas

Patatas con costillas
July 30, 2020
Crema de Langostinos
January 12, 2017
Minibrochetas de pavo con salsa barbacoa
June 26, 2016
Paella de verduras
February 23, 2016
Migas manchegas
January 17, 2016
Calabacines rellenos de verduras
January 02, 2016
Vasitos de emulsión de patata con pulpo
December 28, 2015
Aleta rellena
December 08, 2015
Mermelada de pimientos al Pedro Ximenez
October 09, 2015