Receta de  

Paquetitos de solomillo en hojaldre


Creo que os he contado en alguna ocasión lo que me gusta el hojaldre, no puedo resistirme, me encanta. Hay tantos platos que se pueden preparar con él, que para mí es casi un fondo de nevera. Puedes usarlo tanto para recetas dulces como saladas, y da un resultado estupendo.

En esta ocasión, os presento un plato con el que podéis quedar estupendamente con vuestros comensales. Es muy sencillo de preparar, pero hay que tener mucho cuidado con el punto del solomillo, porque es muy fácil que se quede seco si nos pasamos con el horno.

¿Preparados? Allá vamos!

HERRAMIENTAS

Rodillo o botella de cristal

TIEMPO

15 minutos de preparación + 25-30 minutos de horno

INGREDIENTES

Para los paquetitos

2 solomillos de cerdo grandes (si son ibéricos mucho mejor)

2 planchas de hojaldre fresco (si lo encuentras cuadrado mejor)

250 gr de queso curado en lonchas

400 gr de beicon en lonchas

1 huevo

Sal

Pimienta

Pebrella (si no tienes esta especie valenciana puedes poner tomillo, orégano, hierbas provenzales, etc)

Aceite de oliva virgen

Para la guarnición

Dos cebollas grandes

400 gr de champiñones laminados

300 ml de Pedro Ximenez

5-6 cucharadas de aceite

Sal

ELABORACIÓN

Preparamos la guarnición

Troceamos las cebollas en gajos. Reservamos.

Ponemos una sartén al fuego con 2-3 cucharadas de aceite, y cuando esté caliente, añadimos las cebollas con un pellizco de sal. Las ponemos a fuego medio bajo, y dejamos que se vaya pochando lentamente. Pero procurando darle vueltas de vez en cuando. Debe estar como unos 20 minutos más o menos o hasta que veas que la cebolla tiene un color dorado. Reservamos.

En la misma sartén, añadimos un par de cucharadas de aceite y el champiñón con un pellizco de sal, a fuego fuerte. Rehogamos hasta que hayan perdido el color y todo el agua y añadimos la cebolla reservada. Bajamos el fuego.

Rehogamos todo junto durante un par de minutos y mezclamos bien. Ahora añadimos el Pedro Ximenez y dejamos que reduzca bastante, tiene que quedar una salsa espesa.

Preparamos los paquetitos

En primer lugar salpimentamos los solomillos, espolvoreamos la pebrella y los cortamos en tres trozos más o menos iguales. Reservamos.

Ponemos al fuego una sartén, con el mínimo de aceite posible y sellamos ligeramente los solomillos. Sólo tenemos que quitarles el color de crudo. Reservamos, y dejamos que enfríen un poco.

Colocamos la plancha de hojaldre sobre la encimera con un poquito de harina para poder trabajar con ella. Con un rodillo, estiramos un poco la plancha de manera homogénea y con un cuchillo afilado, cortamos tres tiras del mismo tamaño. Ahora, ponemos en cada tira, dos lonchas de beicon, posteriormente una loncha de queso y encima, el solomillo. Así realizaremos los tres paquetes de una plancha de hojaldre, y posteriormente los otros tres de la otra plancha.

Con mucho cuidado, realizamos cada paquete, envolviendo el hojaldre apretándolo suavemente pero teniendo cuidado de no romperlo. Al cerrarlo, tiene que superponerse un lado del hojaldre sobre el otro pero no mucho, lo suficiente como para que no se abra, por ello recortaremos lo sobrante y reservaremos para decorar. Los lados del paquete los cerraremos como si estuvieras envolviendo una caja en papel de regalo, teniendo cuidado de que quede bien cerrado. Es mucho más fácil hacerlo que escribirlo de verdad.

Ahora volteamos todos los paquetes, para que el cierre del hojaldre quede abajo, y los ponemos sobre papel de horno en una bandeja. Es el momento de echarle imaginación y decorarlos como más os guste con los recortes que nos han sobrado.

En este caso, como tengo un rodillo que corta en rejilla, lo utilicé y puse la rejilla encima.

Una vez decorados, batiremos el huevo y con una brocha, pintaremos todos los paquetes poniendo algo más de cantidad de huevo, en los cierres de los laterales ya que el huevo hará de pegamento. Sólo nos queda pinchar con un tenedor unas cuantas veces el hojaldre para que no suba demasiado y al horno!

Horneamos los solomillos

Como siempre tendremos precalentado el horno a 250º durante unos 10 minutos.

Introducimos la bandeja con los paquetitos a media altura con calor arriba y abajo, bajamos la temperatura a 210º, y horneamos hasta que se dore el hojaldre, es decir unos 12 ó 13 minutos. Entonces ponemos un papel albal para que no se queme y añadimos otros 10-15 minutos para que se haga bien el solomillo.

CONSEJOS

El relleno del paquetito en este caso ha sido con beicon pero puedes ponerle jamón serrano, o cambiar el queso por uno más curado… Lo que te apetezca. Variará el saber, pero seguirá estando delicioso.

Es importante que no te pases en el tiempo de sellado de los solomillos porque luego van a terminar de hacerse en el horno y no querrás que se te sequen. Tienes que jugar con estos tiempos muy bien, porque cada horno es un mundo.

Si en lugar de hacer los paquetitos individuales los queréis hacer para dos personas como yo hice, dividiréis los solomillos en dos y las planchas de hojaldre también.

Este plato, has de consumirlo en el momento, porque de un día para otro el hojaldre pierde mucho, y además al calentarlo, el solomillo se hará más, por lo que perderá el punto.

Si la salsa te quedara demasiado espesa al enfriarse, añádele un chorrito de agua y caliéntala de nuevo, te quedará estupenda.

¿Quieres comentarnos algo? Estaremos encantados de atenderte.

No te preocupes, la dirección de tu email no será publicada. Los campos marcados con * son necesarios

Recetas relacionadas

Patatas con costillas
July 30, 2020
Hojaldritos de roquefort
October 22, 2016
Bizcocho de galletas María
October 12, 2016
Bizcocho de leche evaporada
May 08, 2016
Galletas craqueladas negras
May 02, 2016
Bizcocho de leche condensada
February 13, 2016
Tostas de jamón, tomate y huevo de codorniz
December 28, 2015
Aleta rellena
December 08, 2015
Flan de huevo
November 09, 2015