Receta de  

Cordero asado al estilo segoviano


Hoy os propongo uno de los platos más típicos de Castilla: El cordero asado. Exquisitez gastronómica, reconocida en toda España y yo diría que en el mundo entero.

Castilla es la tierra del cordero asado por excelencia, y dentro de Castilla, la provincia de Segovia es una de las zonas donde se puede degustar esta modalidad de cordero asado en su máxima calidad.

La especial alimentación de los corderos de esta tierra, es lo que les da ese «plus» de sabor que resulta un auténtico regalo para el paladar.

Lo hemos comido mil veces elaborado a la forma tradicional en diferentes restaurantes, es decir, asado en horno de leña y os puedo asegurar que es un auténtico manjar.  Pero en casa, y en un horno normal, hemos probado a realizarlo y nos ha salido riquísimo. Ha sido un fenomenal hallazgo.

Encontraréis pocos platos en los que con sólo dos ingredientes podáis degustar algo tan absolutamente delicioso!!!

HERRAMIENTAS

Dos cazuelas bajas de barro aptas para el horno.

TIEMPO

Aproximadamente 3 horas

INGREDIENTES

Para 4/5 personas

2 cuartos de cordero recental de oveja «churra»

Sal

Agua

ELABORACIÓN

Salamos un poco los cuartos de cordero por todas las partes, y los colocamos (enteros) en las dos cazuelas con la piel hacia arriba, junto con aproximadamente dos vasos y medio de agua a cada uno de ellos.

Precalentamos el horno a unos 145/150º con calor arriba y abajo e introducimos las dos cazuelas una en cada bandeja manteniendo durante todo el proceso de asado la misma temperatura.

Debemos comprobar que el cordero no se seque y para ello, cada 20/25 minutos regaremos el asado con el propio caldo de la cazuela para que se mantenga hidratado. Esta fase es muy importante, no se os olvide!!!

Pasada una hora y media, cambiamos las cazuelas de lugar en las bandejas del horno, es decir, la que estaba arriba pasará a la bandeja de abajo, y viceversa, para que reciban el calor por igual.

Para que la piel del cordero quede crujiente y dorada, no «regaremos» los asados en los últimos 20/25 minutos.

Pasadas las tres horas del horneado, llevamos las cazuelas a la mesa, recién sacadas del horno, troceamos los cuartos y cada comensal se sirve en su plato lo que le apetezca y unas cucharaditas de caldo.

Y eso es todo. No puede ser más sencillo ¿verdad?.

CONSEJOS

Normalmente no ocurre, pero si durante el proceso de horneado notáis que ha disminuido mucho el caldo, le podéis añadir un poco de agua caliente.

Nosotros hemos adquirido el cordero en nuestro pueblo (Sebúlcor), de la zona de Cantalejo (Segovia), que siempre nos sale extraordinario. Pero también tienen mucha calidad los corderos procedentes de Valladolid, Burgos, etc.

Si esta maravilla de plato la acompañáis con un buen vino tinto, a ser posible de Ribera del Duero, pan apto para el «mojete» (no mojar en el caldillo está considerado como «pecado mortal») y una simple, pero abundante ensalada de lechuga adornada con unos granos de granada, lo convertiréis en un rey en vuestra fiesta.

FUENTES

Mi cuñado Clemente, que un buen día se le ocurrió hacerlo y hoy se ha convertido en un genio de la elaboración de este plato. Se merece, por lo menos, una estrella Michelín………

¿Quieres comentarnos algo? Estaremos encantados de atenderte.

No te preocupes, la dirección de tu email no será publicada. Los campos marcados con * son necesarios

Recetas relacionadas

Cordero al vinagrillo
May 29, 2013