Receta de  

Polvorones caseros de avellanas


Si hace muy poco tiempo me dicen que yo iba a realizar esta receta, nunca lo hubiera creído. En casa no somos mucho de los dulces de Navidad, más que nada porque casi nunca llegamos a ellos (las cenas suelen ser tan estupendas que no nos queda hueco para ellos). Pero como este año me comprometí a realizar los postres y siguientes, me aventuré a realizar varias recetas de polvorones como los polvorones caseros de chocolate, polvorones caseros de limón, y de turrones como turrón de chocolate crujiente y turrón de kikos.

Qué éxito! Ha sido una auténtica gozada recibir tantos elogios, y sobre todo porque, llevan poco tiempo de realización, se pueden realizar con días de antelación, dan mucho juego… y están de rechupete.

Tengo que deciros que los polvorones no «se hacen bola» en la boca, se deshacen sin pegarse al paladar. La textura es perfecta y no hace falta aplastarlos como recuerdo hacer de pequeña con los que comprábamos. En resumen, merece la pena hacerlos sin dudarlo.

Nos ponemos?

HERRAMIENTAS

Papel de seda

Rodillo

Cortapastas pequeño o en su defecto un vaso de vino que haga de cortapastas.

TIEMPO

El día anterior: 20 minutos de tueste de harina

El mismo día: 15 minutos de elaboración de masa + 30 minutos de reposo + 20 minutos de horneado.

INGREDIENTES

100 gr de avellanas crudas (también puedes comprarlas tostadas ya)200 gr de harina de repostería

100 gr de azúcar glass (también sirve el azúcar normal, pero quedarán menos finos)

100 gr de manteca de cerdo ibérica (yo usé El Pozo que se puede comprar en grandes superficies)

Azúcar glas para decorar

ELABORACIÓN

Tostamos la harina

Si habéis comprado avellanas crudas, debemos tostarlas y para ello primero las pelamos hasta que queden lo más limpias de piel marrón y después las trituramos unos segundos con una buena picadora. Ojo! debe quedar como una harina gruesa, vigila el tiempo de triturado porque si te pasas puede hacerse una pasta y no valdría. Reservamos.

Precalentamos el horno a 130º grados.

En una rustidera ponemos la harina que habremos mezclado con la «harina gruesa de avellanas» que habíamos reservado y extenderemos bien por toda la bandeja.

Horneamos las harinas durante unos 20 minutos a 130º-140º, teniendo la precaución de removerlas con una paleta cada 10 minutos. Así lograremos que se tueste uniformemente. Toman un color ligeramente tostado, y perderá algo de peso, puesto que evapora la posible humedad que tengan (es lo normal, no añadiremos más cantidad).  Tenéis que vigilar vuestro horno ya sabéis que cada uno es un mundo, porque si os pasáis en el tostado, la harina puede amargar.

Dejamos enfriar. Este paso es muy importante, por ello os aconsejo que realicéis este proceso el día de antes.

Si habéis comprado avellanas tostadas, reservamos las avellanas y realizamos el tostado únicamente de la harina de repostería igual que en los pasos anteriores, pero obviamente sin añadir la «harina gruesa de avellanas».

Una vez que la harina haya enfriado y, si has comprado las avellanas tostadas, debemos picar las avellanas hasta que quede una harina gruesa. Mezclarás esta harina gruesa con la que tostamos el día anterior.

Realizamos la masa 

En un bol, incorporamos la harina tostada mezclada con la de avellanas, y hacemos un volcán, es decir apartamos la harina hacia los lados del bol dejando un hueco en el centro, y añadimos en él, el azúcar (como he dicho si es azúcar glass mucho mejor) y la manteca, que debe estar a temperatura ambiente.

Mezclamos con las manos. Verás que comienza a tener una textura como de arena mojada. No os asustéis, ha de quedar así. Cuando esto ocurra, debemos ir aglutinando la masa hasta llegar a conseguir una bola que tendrá textura como de plastilina. En este proceso se tarda como unos 5 minutos más o menos.

Realizamos los polvorones

Una vez realizada la bola, la introducimos en el frigorífico envuelta en papel film 30-45 minutos. Una vez haya pasado este tiempo, la sacamos y la ponemos encima de papel de horno. La aplanamos un poco con la mano, y ponemos otro papel de horno encima.

Ahora, con un rodillo, vamos a aplanarla hasta que tenga un grosor de más o menos un centímetro y medio. Verás que se agrietan los bordes pero no te preocupes, es normal. Coge el corta pastas o el vaso de vino y ve realizando los polvorones.

Horneamos

Precalienta el horno a 180º.

Preparamos la bandeja del horno poniendo un papel de horno encima y con una espátula plana, recogemos los polvorones y vamos colocándolos en la bandeja. No hace falta que tengan mucha separación.

Cuando hayas terminado con los polvorones que has hecho, recoge todos los recortes, haz de nuevo una bola, y pon el papel de horno encima, repitiendo la operación anterior. Vas a aprovechar prácticamente toda la masa.

Una vez colocados todos los polvorones, deja que reposen una media hora o incluso una hora, e introduce la bandeja a media altura con calor arriba y abajo, y hornéalos durante 20 minutos o hasta que veas que la superficie adquiere un tono dorado.

Cuando los saques, no los toques hasta que se enfríen, porque en el momento de salir, estarán aún blanditos. Adquieren la textura  que necesitamos con el enfriado.

Ya están fríos? Pues… coge un colador y añade un poco de azúcar glas en él, y deja caer con unos golpecitos, el azúcar glass sobre los polvorones.

Y listos!

Tostamos la harina

Si habéis comprado avellanas crudas, debemos tostarlas y para ello:

Primero las pelamos hasta que queden lo más limpias de piel marrón y después las trituramos unos segundos a velocidad progresiva 5-7-10. Ojo! debe quedar como una harina gruesa, vigila el tiempo de triturado porque si te pasas puede hacerse una pasta y no valdría.

Y luego las mezclamos con la harina de repostería en el vaso. Programamos 30 minutos, temperatura 100º y velocidad 3, sin cubilete para que evapore.

Dejamos enfriar. Este paso es muy importante, por ello os aconsejo que realicéis este proceso el día de antes.

Si habéis comprado avellanas tostadas, las reservamos, realizando el tostado únicamente de la harina de repostería. Como en los pasos anteriores, pero obviamente sin añadir la «harina gruesa de avellanas».

Una vez que la harina haya enfriado y, si has comprado las avellanas tostadas, debemos picar las avellanas hasta que quede una harina gruesa. Mezclarás esta harina gruesa con la que tostamos el día anterior.

Realizamos la masa 

Introducimos en el vaso todos los ingredientes por este orden: primero la harina gruesa (repostería+avellanas), luego el azúcar y luego la manteca a cucharadas y a temperatura ambiente. Programa 10 segundos a velocidad 6.

Vuelca la «arena mojada» en un bol y realiza la bola. No programes más tiempo aunque veas que no parezca que vamos a lograr aglutinar todos los ingredientes en la bola. Creedme, lo lograremos.

Realizamos los polvorones

Una vez realizada la bola, la introducimos en el frigorífico envuelta en papel film 30-45 minutos. Una vez haya pasado este tiempo, la sacamos y la ponemos encima de papel de horno. La aplanamos un poco con la mano, y ponemos otro papel de horno encima.

Ahora, con un rodillo, vamos a aplanarla hasta que tenga un grosor de más o menos un centímetro y medio. Verás que se agrietan los bordes pero no te preocupes, es normal. Coge el corta pastas o el vaso de vino y ve realizando los polvorones.

Horneamos

Precalienta el horno a 180º.

Preparamos la bandeja del horno poniendo un papel de horno encima y con una espátula plana, recogemos los polvorones y vamos colocándolos en la bandeja. No hace falta que tengan mucha separación.

Cuando hayas terminado con los polvorones que has hecho, recoge todos los recortes, haz de nuevo una bola, y pon el papel de horno encima, repitiendo la operación anterior. Vas a aprovechar prácticamente toda la masa.

Una vez colocados todos los polvorones, deja que reposen una media hora o incluso una hora, e introduce la bandeja a media altura con calor arriba y abajo, y hornéalos durante 20 minutos o hasta que veas que la superficie adquiere un tono dorado.

Cuando los saques, no los toques hasta que se enfríen, porque en el momento de salir, estarán aún blanditos. Adquieren la textura  que necesitamos con el enfriado.

Ya están fríos? Pues… coge un colador y añade un poco de azúcar glas en él, y deja caer con unos golpecitos, el azúcar glass sobre los polvorones.

Y listos!

CONSEJOS

Os he diferenciado entre realizar la receta con avellanas crudas o tostadas, porque es importante que tengáis en cuenta que si están tostadas no pueden volver a pasar por el horno, o amargarán y os estropearán todo el trabajo realizado.

Es imprescindible que enfriéis la harina antes de poneros a realizar los polvorones. Si lo hacéis con ella aún caliente, la manteca se va a diluir mucho y os quedará una pasta que no podréis manejar porque será demasiado líquida. Por eso os aconsejo que realicéis el proceso de tostado el día de antes.

El momento clave es la mezcla de los ingredientes, justo cuando aglutinamos todo para hacer la bola. No desesperéis. Al principio parece que no va a haber manera de que se haga, pero dadle tiempo. Os aseguro que aunque no lo parezca, lo lograréis. No intentéis adelantaros y añadáis más manteca, porque si lo hacéis, primero, cambiará el sabor, y segundo es posible que en el horneado se os hagan una pasta ingobernable.

Puedes presentarlos directamente así en la mesa, o puedes envolverlos en papel de seda como si fueran caramelos. Debes dar dos vueltas de papel sobre el polvorón porque soltarán algo de grasa, y así no mancharán.

Sí, es una receta bastante elaborada, y parece difícil de hacer, pero no lo es. Os aseguro que si la seguís, salen perfectos. De todos modos si os surgen dudas, o en el proceso necesitáis ayuda no dudéis en comentármelo y en línea os echaré una mano.

Que no os dé pereza los pasos, de verdad, merece la pena darse el gustazo de realizarlos, están deliciosos.

FUENTES

Esta receta la «absorbí» de mi blog de cabecera webosfritos Tengo que darle unas GRACIAS en grande a Su por compartir con nosotros esta receta que me ha dado un éxito tremendo.

¿Quieres comentarnos algo? Estaremos encantados de atenderte.

No te preocupes, la dirección de tu email no será publicada. Los campos marcados con * son necesarios

Recetas relacionadas

Bizcocho de galletas María
October 12, 2016
Bizcocho de leche evaporada
May 08, 2016
Flan de queso sin horno
February 25, 2016
Bizcocho de leche condensada
February 13, 2016
Mermelada de tomate
January 03, 2016
Mermelada de mandarina, manzana y miel
December 28, 2015
Vasitos tres chocolates
December 09, 2015
Flan de huevo
November 09, 2015
Mermelada de pimientos al Pedro Ximenez
October 09, 2015